Compartir

Este miércoles la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires dispuso suspender el funcionamiento del Juzgado de Ejecución Penal N° 1 de Quilmes por la sospecha que su titular, la jueza Julia Marquez; presenta sintomatología compatible con el coronavirus.
La disposición del máximo tribunal provincia ordena la suspensión de los plazos procesales y el retiro del personal de ese organismo.
Des mismo modo la Suprema Corte ordenó al personal judicial que retorne de una viaje a países en los que se detectaron casos de coronavirus Covid-19, deberá tomarse una licencia médica.
De esta forma el máximo tribunal provincial adhirió al Decreto dictado por el Poder Ejecutivo provincial, quien tomó la misma decisión para los empleados de la administración pública que retornen del exterior.
La Corte bonaerense dispuso “otorgar una licencia de carácter excepcional a todo agente, funcionario y magistrado que ingrese a la República Argentina desde los países con casos confirmados de Covid-19”.
También estableció que durante el período de licencia otorgado, en la medida de que no existan manifestaciones de la enfermedad y fuera posible por las funciones que desempeñen, los funcionarios y magistrados alcanzados por la misma “deberán prestar servicios desde sus domicilios utilizando la tecnología apropiada”.
Cabe señalar que la jueza Marquez ha sido muy cuestionada hace unos años atrás por dejar en libertad a condenados por hechos graves; y su nombre adquirió notoriedad cuando el Tribunal de Familia Nº1 de Quilmes le quitó la tenencia de sus dos hijos por denuncias de violencia familiar.

Comentarios
Compartir