Compartir

Un grupo de agentes del corralón municipal impidió ayer que se lleven a cabo tareas programadas en materia de recolección, higiene y reparación de luminarias, entre otras tareas, más del cuidado en espacios públicos, por protestar en contra del aumento salarial que anunció el gobierno municipal el viernes último.
Cabe destacar que el incremento de haberes se dispuso con un gran esfuerzo económico, debido, entre otras circunstancias, a la merma de un 50 por ciento en la recaudación municipal, motivada fundamentalmente, a partir del deterioro en la actividad económica por la pandemia.
De todas maneras, el esfuerzo realizado permitió hacer efectivo un reconocimiento a los trabajadores municipales –principal energía para avanzar en el crecimiento del distrito-, con una batería de medidas que consisten en: otorgar una suba en el haber básico del orden del 16 por ciento en un solo pago desde este mismo mes, más la actualización conforme a la Ley del último monto de asignación por hijo e incluirse una cláusula de que ningún trabajador esté por debajo del mínimo vital y móvil; y el incremento en un 15 % al personal del SAME, por reemplazo de guardia.
En ese marco, el Municipio expresó su descontento frente a la forma del reclamo que ejerció sólo un grupo de agentes, en un contexto de emergencia sanitaria en el cual todos debemos cuidarnos y fundamentalmente trabajar para mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Comentarios
Compartir