Compartir
Jaqueados por la inseguridad los vecinos de Ingeniero Allan convocan a la protesta desde sus casas.

En un clamor al unísono para vivir tranquilos y en paz los .vecinos convocan a un cacerolazo desde sus casas dicen “ya no queremos vivir con miedo. Ingeniero Allan se hace escuchar ¡queremos seguridad, ya!»
Será el próximo viernes 21 de agosto a las 20 horas en la mencionada barriada, durante 15 minutos donde la gente reclamará mayor seguridad. Y piden que los acompañen, así lo expresaron a La Colmena y le adjuntaron imágenes y un video.
Señalaron que “El barrio se volvió muy inseguro a partir de la cuarentena, los robos son a cualquier hora, al salir y regresar para el trabajo, a hacer las comprar, cuando estamos en nuestras casas descansando. Son permanentes. Ya no podemos vivir tranquilos si bien antes sufríamos robos , no como en la actualidad. Eran “robos comunes”, por ahí lo que dejabas a mano, pero ahora sufrimos entraderas a las casas”.
“A las jóvenes del barrio además de robarles las manosean. A una vecina de Ingeniero Allán le entraron a la casa para robarle el celular, le dieron un golpe de piña, ella cayó al piso y ahí comenzó a patearle la cabeza y la espalda. Así es día y noche. Queremos seguridad, queremos vivir tranquilos” graficó la situación Claudia, una habitante a La Colmena.
Además agregó que “Queremos presentar nuestro petitorio firmado por los vecinos, con una marcha multitudinaria, el 21 de agosto pero no se puede por la cuarentena, es por eso que haremos el cacerolazo”
Otra vecina expresó muy preocupada que “ le avisamos al intendente Watson que juntábamos firmas y haríamos una marcha hasta la intendencia. Pero, no nos respondió, por lo menos a mí. Ahora, tengo entendido que a otros habitantes, sí.. Lo que más impotencia da es que tenemos a un intendente que es abogado. Esta muy preparado, pero los vecinos vivimos al estilo Far West”.

En la oportunidad también contaron que “nos organizamos para hacer los arreglos, para vivir algo mejor, nos cuidamos nosotros mismos, compramos cascotes para la calle para poder transitar, ponemos luces por falta de luminarias, arreglamos los caños rotos, todo lo necesario. Muchas de nuestras calles figuran asfaltadas. pero siguen siendo de tierra. Compramos entre nosotros, porque el municipio brilla por su ausencia. Vivimos en el olvido nuestro intendente no nos registra. Duele mucho su olvido”.

Para finalizar agregaron, que “Trataremos de instalar también alarmas vecinales. Nosotros pedimos seguridad en los barrios, mayor iluminación, incorporación de nuevos patrulleros y el patrullaje de a pie, en bicicletas, en moto y móviles para reducir los delitos”. (Fotos enviadas por los vecinos a La Colmena)

Comentarios
Compartir