Compartir

Ante a situaciones críticas, algunas PyMEs buscan rearmarse para sobrevivir a las restricciones económicas, financieras y comerciales que se vienen imponiendo en el marco de las medidas sanitarias tomadas para frenar el coronavirus.
El uso de herramientas tecnológicas es la más utilizada a partir del uso de aplicaciones de ventas por internet y delivery virtual, desde autos, comida a indumentaria.
Ahora a esta tendencia se acaba de sumar el pan. O por lo menos, los dueños de una empresa bonaerense de panificados que, en medio de las restricciones que impone la cuarentena, encontró una manera de dinamizar su negocio y evitar lo máximo posible el duro impacto del enfriamiento de la actividad económica.
Se trata de Pannet, una fabricante nacional de panificados saludables, que con una planta de producción ubicada en Florencio Varela, que decidió no quedarse esperando en medio de la tormenta y convirtió sus operaciones al mundo digital.
La empresa decidió transformar una App que había desarrollado meses atrás, en su principal herramienta para salir a darle batalla a la complicada transición. Según explicaron sus dueños a iProfesional, debieron modificar sus procesos para enfocarlos a la producción de panificados que son entregados a domicilio.
El objetivo es comercializar mediante esa modalidad una parte de lo que produce, convirtiéndose así en el primer despacho de pan on-line de Argentina.
«Desarrollamos la App antes de que fuera declarado el aislamiento social, preventivo y obligatorio, pero fue a partir de esta disposición, que la aplicación tuvo un despegue notorio», dice Antonio Bertasio, dueño de la empresa.
Explica que la idea es enfocar la empresa a lo que se puede utilizar como mecanismo de comercialización en momentos de aislamiento. «Hoy se pide delivery de productos congelados y precocidos para tener stock y nosotros facilitamos el acceso al mejor precio y sin moverse de casa y sin gastos de envío», agrega.
La aplicación se llama «Quiero Pannet» y permite comprar desde el hogar y tener panificados listos o para hornear a toda hora. Lo curioso es que tenía un tiempo ya andando, pero recién con la crisis su dueño notó que la herramienta era un verdadero salvavidas digital en medio de la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19.
Por eso decidió enfocar las operaciones hacia la plataforma. «Si bien bajaron mucho los volúmenes de producción, la planta se mantiene activa gracias a la reconversión del negocio hacia la entrega a domicilio y a la venta digital», detalla Bertasio.
La propuesta de «Quiero Pannet» pasa por distintos combos de productos que se entregan sin costo de envío dentro de las 48 horas, que llegan envasados para ser almacenarlos en heladera o freezer y terminar el horneado en casa, lo que, explican, fue pensado para garantizar la inocuidad del producto. Actualmente, la demanda se distribuye entre la Ciudad de Buenos Aires y la zona sur del Conurbano como son Avellaneda, Berazategui, Florencio Varela, La Plata, Lomas de Zamora y Quilmes.
«La venta on-line es una manera de hacer frente al enfriamiento que nos impacta a todos. Las opciones eran pocas y no estamos dispuestos a quedarnos sentados esperando que la realidad cambie. Decidimos provocar nosotros el cambio y estamos absolutamente enfocados en esto», concluyó Bertasio.
Para las pymes, como para las grandes empresas, aún rige la máxima: aquel que no logra adaptarse al ambiente, corre serio peligro de extinción.

Comentarios
Compartir