Compartir

Los jueces Cecilia Maffei, Pablo Pérez Marcote y Pablo Pereyra escucharon ayer a los testigos en el juicio que se le sigue a un expolicía. Es defendido por el letrado, Daniel Brola; la acusación es responsabilidad de la fiscal Mariel Calviño
El Tribunal Oral Nº 1 de Quilmes lleva adelante el proceso.

Un expolicía comenzó a ser juzgado ayer acusado de abusar de una nieta de su pareja y una hija biológica, ambas de 9 años, entre los meses de junio y noviembre de 2013 en una casa de Berazategui. Se prevé que a fines de esta semana las criaturas sean sometidas a Cámara Gesell en el marco del proceso que lleva a cargo el Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Quilmes.
Los jueces Cecilia Maffei, Pablo Pérez Marcote y Pablo Pereyra escucharon ayer a los primeros testigos en el juicio que se le sigue al expolicía, ya jubilado, Pedro González de Olivera, que es defendido por el letrado particular, Daniel Brola; al tiempo que la acusación es responsabilidad de la fiscal Mariel Calviño.
La denuncia fue impulsada en el 2014 por la madre de una de las pequeñas que señaló que las criaturas fueron víctimas de abuso por parte del encartado.
Asimismo en la víspera declaró un hijo del acusado que indicó “no creer en que pudiera ser responsable de los delitos que se le endilgan y refirió a problemas en la familia vinculados a enfrentamientos entre sectores”.
A González de Olivera se le enrostran dos abusos, de dos nenas de 9 años, en uno de los casos la imputación es más gravosa mientras que de la otra se lo acusa de “tocamientos” de la pequeña.
Las próximas audiencias serán clave para el proceso debido a que se esperan las pruebas de Cámara Gesell como así también los testimonios de los peritos y profesionales convocados por las partes a las audiencias de juicio que se viene desarollando en el primer piso de la sede de Penales de Hipólito Yrigoyen Nº 475.(Fuente: Diario El Sol)

Comentarios
Compartir