Compartir

* Por Jorge Antonio De Gioia

Nada cambia, todo se transforma, exprese en una nota anterior y eso sucede al parecer en el Consejo Escolar de Florencio Varela, que sería como la caja chica de la política oficialista, aunque esta vez estaría combinada con algunos sindicatos «para proteger el salario docente».

La modalidad descubierta por Consejeros Escolares de CAMBIEMOS consistía en no pasar los días de paro a los docentes que se plegaban a los mismos para que estos cobraran su haber mensual sin descuento alguno, claro que la contradicción aparecía en las declaraciones sindicales que se ufanaban de tener grandes adhesiones, que en la realidad erán ciertas, aunque en las planillas que iban a La Plata no aparecían las ausencias de muchos de los plegados a cada paro.

Si miramos esta modalidad desde el Código Penal, implica la comisión en principio de fraude al Estado y de incumplimiento de los deberes del funcionario público, cuestión que debiera servir para iniciar las investigaciones del caso y apartar a quienes posibilitaban este tipo de cosas, se trate de un Consejero o de un empleado, una cuestión no menor porque implica nuevamente al sector oficialista local que solo piensa en como retener votos, aunque esta sería la peor y más burda de las formas.

No tienen todavia claro que docente que para, docente que no cobra, y es lo justo, porque hay otro que trabaja para cobrar su sueldo integro y no deja a chicos de la escuela estatal sin clases, sin formación futura, solamente por cuestiones ideológicas, porque no nos engañemos, un docente que tiene dos turnos, se lleva unos $ 28.000 por mes sin contar los aumentos que recibió a cuentagotas.

Lo raro es que tampoco coincidirían las Planillas de Contralor con el acatamiento al paro, cuestión que informa en el día la Secretaría de Inspección. El tema es engorroso y en la Plata tienen conocimiento del mismo, vale aclararlo en beneficio de los que trabajan y ver si no hay Directivos de Escuelas que puedan estar haciendo lo mismo.

Esto no sería todo, también ha trascendido un tema recurrente que es el de los Comedores Escolares, mientras en nuestro Distrito hay Concejales oficialistas que bregan por declarar la Emergencia Alimentaria y sindicalistas que dicen «hay hambre», cuando se inspecciona un Comedor Escolar, se encuentra que no cubre la matricula asignada- para que quede más claro: piden 500 cupos, se los asignan y en la realidad van 300 ¿y los otros 200 facturados por el proveedor? ¿o la mercadería? donde están.

Aqui aunque no controla los comedores el Consejo Escolar, porque descentralizaron el SAE dejando que los Directivos elijan proveedor «de la lista inscripta en Consejo», parece que el manejo es el mismo que era hace unos años, cuando varios terminaron entre rejas y expreso esto porque varios directivos ante una inspección del SAE se estarían negando a mostrar los remitos de las mercaderías recibidas ¿será porque no es de marca? ¿será porque entregan menos y facturan más? o será porque alguien les da directivas y los encubre por cuestiones no santas.

Sea lo que fuere, hay que investigar, abrir sumarios y que la comida les llegue a los pibes como debe ser, porque para eso se transfiere el dinero y si alguno se lo esta metiendo en el bolsillo debe ser separado del cargo, la historia no se debe repetir y menos jugar con el «hambre» de los niños para hacer política.

Que quede claro que no todos los docentes están metidos en la misma bolsa y que muchos ponen de suyo, alma, corazón, vida y plata, a ellos hay que defenderlos, a los otros simplemente enviarlos a la Justicia.

Comentarios
Compartir