Compartir

La víctima, de 12 años, fue engañada por su propio padre, quien pretendió abusar de ella en un albergue transitorio de Quilmes. La Justicia también investiga por qué lo dejaron ingresar con una menor de edad a la habitación.

Aberrante. Terrible. Innombrable. El sólo hecho de saber que un hombre llevó a su propia hija a un hotel alojamiento y e intentó violarla genera repugnancia, y alimenta los mayores sentimientos de odio contra ese individuo.

¿Quién no quisiera hacer justicia ante un ser que despreció a una niña de tan sólo 12 años?… Es un hombre enfermo podrán decir algunos, pero eso no logra frenar las ganas de aplicar el mayor castigo posible. Eso fue quizás lo que pensaron los vecinos que quisieron lincharlo y la policía lo atrapó y lo llevó detenido.
Un sujeto de 33 años intentó abusar sexualmente de su propia hija, de 12, en un albergue transitorio de Quilmes, hecho por el cual fue detenido luego de que la menor de edad le confesara a su madre lo que había ocurrido.
El aberrante episodio comenzó cuando el padre le ofreció a la nena comprarle un par de zapatillas.
Con esa promesa, ambos salieron de su vivienda, en Florencio Varela, con dirección a Quilmes. En el camino, pasaron por la puerta de un hotel y el hombre le pidió a su hija que entrara porque tenía que ir al baño.
Inexplicablemente, el sujeto logró que le dieran una habitación. Una vez adentro, comenzó a manosearla y la niña comenzó a llorar desconsoladamente, por lo que su padre desistió de su actitud y volvió a la conserjería del hotel para que le devuelvan el dinero.
Después del espantoso momento ambos regresaron a su hogar, donde había gran cantidad de familiares compartiendo un festejo.
La madre notó que su hija estaba shockeada y la separó del resto para preguntarle qué le ocurría. La niña, inmediatamente, rompió en llanto y relató la secuencia que había sufrido.
La confesión desató la ira de todo el núcleo familiar presente. El hombre comenzó a ser golpeado con ferocidad hasta que llegó un patrullero y se lo llevó detenido. Es que su esposa llamó al 911 y lo denunció, de modo que un móvil de la Comisaría 4ta. de Florencio Varela se acercó hasta el domicilio, en la calle Malvinas al 200.
Fuentes policiales informaron que el acusado tuvo que ser atendido en un centro médico de la zona, a raíz de las heridas que tenía en el rostro y el cuerpo. Finalmente, fue trasladado a la seccional policial con jurisdicción en Bosques, desde donde iniciaron actuaciones legales. En principio, intervino en la causa una fiscalía de Florencio Varela, pero se trataba de un delito ocurrido en Quilmes, por lo que intervino la UFI Nº 8 de ese distrito.
“El imputado se negó a declarar y quedó detenido por ‘Abuso sexual simple’ agravado por el vínculo. Estamos investigando un hecho ocurrido el día anterior, en el que el hombre se habría metido en la cama de su hija y le  habría  realizado tocamientos indebidos”, señaló un funcionario judicial abocado a la causa.
Asimismo, el investigador detalló que se espera que el albergue transitorio entregue una copia de las cámaras de seguridad, para corroborar cómo ocurrió el ingreso de la menor. “Estamos en comunicación con la Municipalidad y el lugar podría ser clausurado. En la habitación se encontró una cadenita que es propiedad del imputado, quien la dejó olvidada”, añadió. (Fuente El Quilmeño)

Comentarios
Compartir