Compartir

La autopsia reveló que el asesino le metió dos botellas en el cuerpo. Ahora investigan si, además, atacó a otras dos víctimas.

Hay testigos que escucharon cómo gritaba pidiendo ayuda desde el cuarto del hotel alojamiento de Florencio Varela donde fue violada hasta que murió desangrada. El crimen de Carolina Medina (25), que estaba embarazada de 7 meses, no ocurrió en el marco de un juego sexual como se pensó originalmente. A partir de la autopsia y otros elementos, los investigadores están convencidos de que fue asesinada con ensañamiento y alevosía, y que el hombre que ingresó con ella a la habitación “10” fue dispuesto a matarla.
Y que no sería la primera vez que hace una cosa así.
El acusado de matar a Carolina Medina en un albergue transitorio de Florencio Varela es Ariel Norberto García (37). Le habría metido botellas en el cuerpo hasta matarla. Ahora, desde fuentes con acceso al expediente, y desde el entorno de otras dos familias, aseguran que el mismo García está vinculado con los crímenes de otras dos mujeres: Natalia Belén Sotelo (22) y Silvana Miño.
El asesinato de Natalia Sotelo ocurrió el 29 de noviembre de 2010. En esa causa, García alegó que la chica le había querido robar en su taller mecánico de Quilmes y que él se había defendido con un destornillador. El resultado: le dio tres puntazos y Natalia se desangró en el lugar. Por eso, la Justicia enmarcó el caso en una legítima defensa y el hombre quedó libre.
Hoy ese caso está en un limbo. Ya en esa oportunidad se rumoreaba que se conocían de antes. Y ahora los familiares de la víctima, sabiendo que él fue detenido por el crimen de Medina, repiten que entre ambos había una relación preexistente y buscan justicia”, contaron las fuentes.
El segundo homicidio bajo la lupa, el de Silvana Miño, sucedió en enero de 2017. “Ella se tomó un remís hasta la casa del sospechoso y juntos se fueron a una fiesta, y de allí a un hotel alojamiento. Según su declaración, cuando salieron la dejó en la parada del colectivo”, explicaron las fuentes.
García declaró como testigo en esta causa. Pero investigadores de ese caso confiaron  que “ya desde entonces era el principal sospechoso”.
El crimen de Carolina
Aquel 13 de octubre en el que fue asesinada Carolina Medina, ella salió de su casa alrededor de las 6. Iba al quiosco, según contaría su pareja, Alfredo Santos, el padre del bebé que murió en el vientre de su mamá mientras era violada.
“No fue un juego, no hubo consentimiento”, le confiaron a Clarín fuentes judiciales sobre la muerte de Medina. Esto, en principio, lo confirmaron los dos gritos de ayuda que escuchó una pareja que también estaba en el hotel alojamiento.
Pero además, durante la autopsia al cuerpo de la joven embarazada “los forenses hallaron dos botellas de cerveza de un litro intactas en el interior del cuerpo”, explicaron las fuentes, y agregaron un dato espeluznante: “Aún tenían la etiqueta de la marca Quilmes”.
Por eso la carátula de la causa contra García, que está detenido en la Alcaidía N°3 de La Plata, cambió: ahora lo acusan de “abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte, agravado por ensañamiento y alevosía en un contexto de violencia de género, y del delito de aborto”.(Fuente Clarín)

Comentarios
Compartir