Compartir

El sábado 11 de febrero de 2017, cuatro amigas fueron acribilladas a sangre fría en la intersección de la Avenida Senzabello y Los Andes en Florencio Varela. Sabrina Barrientos y Denise Juárez murieron, mientras que Magalí y Némesis resultaron gravemente heridas. Un año y nueve meses después del crimen, poco se sabe sobre el asesino y las hipótesis van desde un caso de violencia de género hasta un ajuste de cuentas del narcotráfico.
Por otro lado, el abogado de la familia de Magalí Pineda, Luis Logran, sostuvo : “No hay un solo detenido. El único imputado estuvo detenido un mes. También estuvo involucrado un menor pero no puede ser sometido a investigación por su edad”. Además, dijo que la escena estuvo contaminada por la gente que se acercó a observar lo sucedido.
En aquel fatídico día sábado cuando apenas asomaba el suave sol , cambió para siempre la historia de Sabrina, Denise, Magalí y Némesis fue cuando salieron del boliche Santa Diabla, ubicado en avenida Calchaquí. Consiguieron que un auto las acerque hasta Ruta 2, para luego subir por Senzabello, donde caminaron hacia el centro de Florencio Varela. Ya era de día cuando ellas llegaron a la esquina donde pasa el 148 que dejaría a Némesis en su casa del barrio Alpino. El colectivo pasó sin frenar y casi instantáneamente después, alguien dispara 17 tiros sobre las chicas. Sabrina Barrientos y Denise Juárez murieron, mientras que Magalí y Némesis resultaron gravemente heridas. Casi 2 años después del crimen, poco se sabe sobre el asesino y las hipótesis van desde un caso de violencia de género hasta un ajuste de cuentas del narcotráfico.
A los pocos minutos de sucedido el hecho, la calle se llenó de curiosos. La policía – que se encontraba cerca, ya que la comisaría 3ra. del Cruce Varela está solo a pocas cuadras del lugar – no ubicó ni un cordón de seguridad alrededor de los cuerpos. Los vecinos caminaban alrededor de las víctimas, las filmaron y les sacaron fotos. Las redes sociales en pocos minutos se inundaron de imágenes de estas chicas, que se compartieron todo el fin de semana. Revictimizándolas una y otra vez. Magalí y Némesis fueron trasladadas al Hospital Mi Pueblo, donde se anunció que el estado de ambas era crítico.
La investigación comenzó con una supuesta relación que mantenía Denise Juárez con un hombre de 36 años, Luis Esteban Weiman. Él la doblaba en edad, muchas publicaciones de las redes sociales de ambos los mostraban juntos en plazas y boliches de Varela. Familiares de Denise afirmaron que ambos habían mantenido un noviazgo que se había terminado tres meses antes del asesinato y desde ese momento, él la acosaba. Un mes después de haber caído preso, Weiman quedó en libertad por falta de pruebas, porque ninguno de los testigos lo ubicaba en la escena del crimen. También se inculpó a un joven de 14 años, que habría caminado con ellas hasta la parada del colectivo, pero que no pudo ser sometido a investigación por su edad.
La causa tiene 1.200 fojas y no tiene nada. Nadie sabe dónde está ese menor y, en caso de ser el autor material de la masacre, nadie investigó qué hilos se movieron detrás.

Comentarios
Compartir