Compartir
Foto archivo

Mañana, sábado 17 de noviembre a las 19.00 se realizará la XXIII Misa de la Esperanza en el Cruce Varela, que será presidida por el Obispo de Quilmes, Carlos José Tissera, el Obispo Auxiliar, Marcelo Julián Margni y los sacerdotes y diáconos de la Diócesis. El lema que convoca esta celebración es “Escucha Señor el clamor de los pobres”.

Previo a la misa, desde la 13.00 se organizará una olla popular junto con los movimientos sociales, y a las 14.00 comenzará un festival con radio abierta.
A las 17.30 desde la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Av. Calchaquí 4949, Quilmes Oeste) los colegios de la diócesis de Quilmes peregrinarán al Cruce Varela para sumarse a la Misa de la Esperanza con la imagen de la Virgen de Luján que se bendijo en la Basílica y que los visitó durante el año.
La Misa de la Esperanza es una celebración que se lleva a cabo en la Diócesis de Quilmes desde 1996. La situación política y social del país de aquellos tiempos -con los altísimos índices de desocupación, la angustia de la gente y la falta de oportunidades- motivaron esta Eucaristía.
Por eso, en aquel año, el Padre Obispo Jorge Novak invitó a proclamar la esperanza cristiana en un día que luego quedó como fecha fija: la fiesta de Cristo Rey. De esta manera, cada año se trata de afirmar concretamente la presencia del Reino de Dios en la vida de este pueblo diocesano, con su opción preferencial por los más pobres y necesitados, y su incondicional amor misionero.
Desde 2002, con el Padre Obispo Luis Teodorico Stöckler, la Misa de la Esperanza se profundizó como celebración donde el Pueblo de Dios alaba a su Señor y considera, junto con su obispo, los grandes principios del magisterio social de la Iglesia para entender y afrontar cristianamente las distintas situaciones de la realidad en donde la vida de la gente se ve amenazada.
Y a partir de 2018, con el Padre Obispo Carlos José Tissera, se instituyó como fecha para celebrar la Misa de la Esperanza el fin de semana previo a Cristo Rey cuando se realiza la Jornada Mundial de los Pobres, que el Papa Francisco instauró en 2017.
El lugar elegido para levantar el altar de la Misa de la Esperanza ha sido históricamente el Cruce Varela, un punto geográfico significativo para la Diócesis de Quilmes, no solo por el alto tránsito de gente que llega de todos lados, sino por tratarse de un sitio en donde concluyen los tres partidos que la conforman: Berazategui, Florencio Varela y Quilmes.

Comentarios
Compartir