Compartir

Inicia la compactación de automóviles incautados por la Dirección General de Guardia Comunal debido a infracciones de tránsito que no son retirados por sus titulares y los automotores secuestrados por permanecer abandonados en la vía pública.

El mandatario comunal -Andrés Watson- requiere una solución para los rodados que generan diversos perjuicios a la ciudadanía: el peligro latente de ocasionar accidentes viales, cuestiones vinculadas tanto a la seguridad como a la higiene de la zona sin olvidar su acumulación en un depósito durante muchos años luego de ser remitidos durante operativos de control vehicular.

Tras la directiva del Intendente, el área de Seguridad junto a los tres Juzgados de Faltas radicados en el distrito logran resolver la problemática mediante la adhesión al Programa Nacional de Compactación (ProNaCom).

“El proceso de compactado es el primero en nuestro partido y demorará 45 días. En ese lapso, reduciremos cinco mil motocicletas más mil quinientos autos. El procedimiento respeta la legislación vigente e incluye los recaudos imprescindibles para resguardar el medioambiente. De ese modo, evita el eventual daño ecológico como el riesgo para los vecinos”, explicó Walter Pizzo, integrante de la Guardia Comunal.

Además, existe una instancia de fiscalización para verificar cada objeto que ingresa a la máquina más el correspondiente cálculo del pesaje que permite examinar con claridad cada etapa junto a la empresa adjudicada por la gobernación nacional, a través de su cartera de seguridad.

El resultado económico de la iniciativa será destinado a una entidad del distrito cuya designación será mediante una ordenanza municipal que requiere la aprobación del Honorable Concejo Deliberante de Florencio Varela.

“Los residuos serán sometidos a un tratamiento especial durante la compactación y el material resultante irá a una compañía encargada de reciclarlo y evaluar su reutilización”, subraya Víctor Elías, otro de los miembros de la fuerza a cargo de la tarea.

Comentarios
Compartir