Compartir

El axioma empresarial que afirma que “el cliente siempre tiene la razón”, no se da siempre. Lo cierto es hay circunstancias donde se vulneran los derechos de los usuarios y en este caso, la que suscribe así lo padeció en el “Paseo de compras” San Juan Bautista, ubicada sobre la avenida Senzabello 2049, entre Necochea y Remedios de Escalada de Florencio Varela.

El espíritu del artículo 42 de la Constitución nacional, que garantiza –entre otras cosas- un trato digno y equitativo para las relaciones de consumo, usualmente se ve desafiado por las insuficientes políticas estatales y empresariales en materia de atención al cliente. Por ejemplo querer estacionar en el predio de la feria Senzabello, un día domingo, es una aventura y más bajo la lluvia. Dar vueltas con el vehículo por largos minutos a la espera de “algún lugarcito”, con trapitos y pozos por doquier, ya es una falta de respeto al vecino consumidor, y para colmo, solo para realizar un cambió de prenda buscando el número de puesto correcto, porque no se entrega ni factura ni una simple tarjeta al comprador, sino una bolsa de naylon con un número ilegible, escrito con birome o soportar que malos tratos ante un reclamo, tanto en “Informes” o en “la Administración” , a cargo del Sr. Carlos Alberto Rodríguez, quién está custodiado por 3 integrantes de seguridad del lugar, por las dudas, algún consumidor intente levantar la vos para llevar sus reclamos,(cuando en la mayoría de los comercios lo hacen al momento, sin problemas). Son algunas escenas típicas del maltrato, de quien así lo sintió.
“ Cuando me atienden mal, de mi parte perdieron un cliente, dos veces no voy. Y , si te quejas te toman más el pelo”, o no?. Esto se refleja cotidianamente en las redes sociales sobre el incrementado en el maltrato en ciertos establecimientos y dependencias estatales. “La gente en general está más violenta, con poca paciencia y mucho enojo” pues son, síntomas de la irritabilidad que genera el destrato.
Tal mi caso la falta de resolución de un pequeño reclamo, como fue el cambio de una mísera prenda.
Ante esta lógica, quien no se disgustaría. El “trato indigno e intimidante”, entonces, ¿se suele transformar en un modus operandi deliberado en esta feria?, a la luz de los hechos. En definitiva, lo que buscó el sr. Administrador fue transferir al cliente las obligaciones que tiene “el Paseo de Compras” de entregar una factura, donde se visibilice, el número de puesto, a donde la persona realizó la compra.
Una situación inaudita” e irritante de maltrato, por parte tanto de la Sra. de Informes como del Administrador.
Como lo sufrió esta consumidora, quien debido a la mencionada situación realizó una denuncia en Defensa del Consumidor y de Lealtad Comercial (22.802), el organismo de control, en Florencio Varela., el día 16 de julio de 2018, bajo expediente interno Nº 9290/18, cuya Audiencia de Conciliación, prevista en la Ley Nacional 24.240, convocada para el 15 de agosto de 2018 a las 13.30.
Hilda Graciela Dias

Comentarios
Compartir