Compartir

Son responsables del 90 por ciento de estos productos en la zona rural varelense. Una realidad que merece conocerse.

Debido a la gran cantidad de productores agropecuarios hortícolas y florícolas en la zona rural de Florencio Varela, que abarca los barrios de La Colonia, La Capilla y Villa San Luis que fueron perjudicados por las contingencias climáticas como la destrucción de los invernaderos e importantes pérdidas en materia de cultivos. La comuna varelense junto a Provincia y Nación están llevando acciones conjuntas mediante un registro hortícola para saber cuántos productores hay, que producen y cultivan, cuántas hectáreas poseen, mediante el Registro Nacional de Agricultura Familiar (RENAF) se pretende registrar a todas las familias de pequeños y medianos productores a los fines de poder contar con información confiable y actualizada de la realidad del sector y de esta manera implementar distintas iniciativas de política pública que “beneficien” a este sector rural varelense.
De esta manera se interiorizan y buscan saber cuántas personas habitan en la parcela agropecuaria que producen.

OTRO REGISTRO: EL RENSPA

También los productores varelenses deben empadronarse en el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa) por el cual a través de un código se asocia al productor agropecuario con el campo donde realiza su actividad. Cuenta con datos del establecimiento, del productor, de la actividad que allí realiza. El registro, en el que ya se inscribieron más 170 productores varelenses, es un paso necesario para iniciar la trazabilidad de los productos agrícolas; una herramienta clave para identificar el origen de los productos y aplicar acciones preventivas y correctivas, en caso de detectarse anomalías que puedan poner en riesgo la sanidad vegetal, el consumo humano y el comercio.
Se trata de un registro nacional de carácter sanitario que está llevando el Senasa desde 2003, sobre un concepto amplio de productores agropecuarios, no solamente agrícolas sino también pecuarios. En el caso agrícola, no se percibió un cumplimiento de la normativa en aquellos productos vegetales y agrícolas con destino al mercado interno y algunos también comercializan flores.
El objetivo es llegar a tener una identificación relacionada entre el producto vegetal, quién la produce y sobre qué lugar o qué predio se produjo. Este es el soporte, desde el punto de vista del Senasa, para poder, en el caso de necesidad, llegar al origen del producto por algún inconveniente de calidad o sanidad, y tener al frente al productor para brindarle la solución más adecuada .

La Dirección de Promoción Documentaria Integral

Además a estos registros se suma en el ámbito local, La Dirección de Promoción Documentaria Integral a cargo de Mabel Kociuba para actualizar los DNI de los productores.
Cabe agregar que debido a los mencionados registros se supo que en Florencio Varela los más de 400 inmigrantes productores son de origen boliviano, solo hay 3 argentinos. Estos registros comenzaron en el 2012 hasta 2017. Y en la actualidad faltan regularizar su situación 170 productores que son en su mayoría los Monotributistas Social Agropecuario y en el Monotributo Social Individual donde se registra una sola persona por parcela del contrato o sea un registro por tierra arrendada. Una vez que cumple con todos estos registros podrán “acceder a un subsidio”.
Los trabajadores frutihortícolas se levantan a trabajar la tierra a la madrugada, cuando la oscuridad nos indica que todavía el dìa no comenzó. Se escucha en el más absoluto silencio, solo el ruido de los motores de camiones o camionetas para ir a vender su producción de hortalizas y frutas a cualquier punto del conurbano.

LOS BOLIVIANOS SON LOS RESPONSABLES DEL 90% DE LA PRODUCCIÓN

Con esfuerzo diario estos pequeños productores, que la mayoría les alquilan a los japoneses o hijos de la raza oriental y a argentinos, hasta tres o más hectáreas con una a dos bajo cubierta, trabajan verduras de hoja y cultivos de fruto. Así obtienen lechugas mantecosa, criolla y crespa; radicheta, albahaca, espinaca, perejil, rúcula, verdeo, acelga, remolacha, tomate, pimiento y berenjena.
Cabe destacar que el “50 por ciento de todo lo que se come «en fresco» en verduras, frutas y hortalizas proviene de los bolivianos que son responsables del 90 por ciento de la producción”. Al no ser visibilizada esta tarea, no es valorada adecuadamente por sectores de la población y, a veces, hasta por los propios compatriotas”.
Cabe agregar que los productores están nucleados en los movimientos Unidad Campesina, Frente Agrario y Movimiento de Trabajadores Excluidos.

 

Comentarios
Compartir