Compartir

En tiempos de Cambiemos, el peronismo busca su lugar en Buenos Aires. Ayer, asado mediante, un grupo de legisladores e intendentes con mandato cumplido se juntaron para rumiar hacia dónde ir. En la simbólica ciudad de San Vicente estuvieron desde el diputado nacional y ex gobernador Daniel Scioli al diputado provincial y presidente del Bloque PJ Unidad y Renovación, Julio Pereyra, su segundo Carlos Urquiaga y el intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta. De local, estuvo el ex intendente Daniel Di Sabatino y el actual intendente de Florencio Varela, Andrés Watson; además de legisladores y referentes de distintos municipios.
Dicen que hablaron de la unidad del peronismo y que incluso alguno llamó por teléfono a Gustavo Menéndez, el flamante presidente del partido en la provincia de Buenos Aires.
Juan José Mussi, de Berazategui, pidió «seguir construyendo y fortaleciendo este espacio, repitiendo estos encuentros en distintos municipios para seguir sumando compañeros».
Arrieta contó que hubo una «revisión» de la Provincia y del país y señaló que «el achicamiento de la producción, el descenso del consumo, son cuestiones que atraviesan la mayoría de nuestras comunidades y es necesario ver cómo se plantea desde el peronismo el desafío para reconstruirse y articularse con vista al futuro». Y pidió «articular un colectivo que sea capaz de ofrecer una opción para el 2019».
Cuando le tocó hablar Di Sabatino remarcó que «nuestro objetivo es que en 2019 podamos juntos y unidos en cada uno de nuestros distritos y en la República Argentina gobernar desde el peronismo para el pueblo».

Comentarios
Compartir