Compartir
Jura Maximiliano Bodarenko (Cambiemos)

Además de por Dios y la Patria, se juró por la familia, los hijos, la memoria de Néstor y Cristina kirchner y hasta pidiendo justicia por Santiago Maldonado, por Milagro Sala y por el Submarino
Con una concurrida sesión, juraron los doce concejales que se sumarán al Concejo Deliberante en el período 2017-2021.

En una bulliciosa primera parte de la reunión, los ediles juraron por la Patria, Dios y los Santos Evangelios desempeñar sus cargos.
La nómina comenzó con Liliana Benítez (Unidad Ciudadana), la concejal más joven, y Héctor Salatino , el edil de mayor edad, (Nuevo Encuentro), quién juró por “La Patria, Perón, Evita, Néstor, Cristina, por los 30 mil desaparecidos y libertad de los presos políticos”, mientras que Benítez por “Evita y Milagro Sala”.
A su turno Daniel González (UC) juró por “La Doctrina Peronista y los ciudadanos de Florencio Varela”. Cabe agregar que el edil, que duro minutos en el cargo, se le otorgó la licencia solicitada, a fin de poder seguir desempeñando sus funciones en el gabinete ejecutivo, por pedido del intendente municipal. Y quién fuera cabeza de lista en las últimas elecciones. Una figura que se convocó para “jugar fuerte” por parte de quienes decidieron atar su destino al de la ex mandataria Cristina Kirchner por afuera de la estructura del Partido Justicialista.
Dario D`Aquino (UC y secretario general del STMFV)), se comprometió por “La Patria, por la defensa de los Trabajadores en su conjunto y los municipales en particular”.
Entre las curiosidades, Julio Picón (UC) juró por Santiago Maldonado y por los desaparecidos del Submarino, mientras Norma Liliana Cristaldo (Frente Renovador) asumió jurando «por su familia», y por la militancia”.
Los concejales de Cambiemos Pablo Alaniz, Gabriela Mancuello Y Maximiliano Bondarenko Si Juró fueron las únicas palabras que dijeron al asumir bancas y el más contundente fue Bondarenko al momento de asentar su mano en la Biblia , que captó la atención de todos los presentes y en especial de Julio Pereyra que lo miraba sorprendido, por lo efusivo y original forma de jurar del nuevo legislador.
Lo cierto es que a pesar de la elevada sensación térmica y el recinto estaba colmado funcionaban a pleno todos los ventiladores .(Por Hilda Días)

Comentarios
Compartir