Compartir

En la madrugada del sábado, un interno discutió y se trenzó a golpes de puños con su pareja, una travesti con quien compartía celda. La pelea en la Unidad N° 32 de Florencio Varela subió de tono y el hombre llegó a darle varios puntazos a su compañera. Ante esta situación, los presos comenzaron a gritar para que el personal penitenciario intervenga.
Al lugar de la pelea se acercó Damaris, una travesti peruana muy querida tanto por los internos como por los trabajadores del lugar. Sin poder intervenir, por los nervios, sufrió un pico de presión y se desmayó. A pesar de los intentos de reanimarla, tuvo un infarto y falleció en el Pabellón 11.
Damaris estaba cumpliendo una condena por tenencia de estupefacientes para la comercialización y prostitución. Por la falta de salida laboral, no encontró otra salida para subsistir que entregar su cuerpo por dinero y vender droga para los “tranzas”.
Gente cercana a Damaris aseguró  que “ella estaba muy triste por la muerte de su mamá, en Perú, por eso en febrero terminaba de cumplir con su condena y, una vez en libertad, iba a volver a su país a visitar a su familia”.
Como en Argentina no hay familiar directo para reconocer el cuerpo, todavía no la han podido velar. Dentro y fuera del penal mencionaron el compañerismo y la solidaridad de Damaris, que había entablado una relación amorosa y estaba en pareja con un interno(fuente NOVA)

Comentarios
Compartir