Compartir

Se registran avances, pero a un ritmo muy lento en la construcción de la obra ejecutada en el paso bajo nivel, ubicado en las proximidades del barrio Zeballos, una obra que conecta la Av. Hudson con Ituzaingó. Con la culminación del procedimiento, se logrará agilizar la circulación y se evitará la movilidad obligatoria por el centro de la comuna y las calles de sus alrededores.

Las obras se anunciaron en setiembre del 2013 y las arterias se cerraron en Mayo del 2014 en ese entonces las autoridades municipales, les dijeron a los vecinos del barrio Zeballos que “un año se habilitaría al tránsito”.

La obra continuó con intermitencias hasta que se paró en Octubre de 2015. El presupuesto inicial era de $91.000.000

Durante todo este tiempo los habitantes del lugar según manifestaron a La Colmena ratificaron que se vieron obligados a transitar por los pasillos, por los cuales no pueden ingresar ningún tipo de servicio público, ni ambulancias, ni bomberos, ni policía , etc tampoco remises, obvio.

“Desde un principio el municipio nos vivía expresando una serie de incoherencias, que no se condecía con lo que , que eran cuestiones “técnicas”, pero cuando le preguntábamos por las calles aledañas o por otras situaciones puntuales no teníamos respuesta y así fue pasando el tiempo y el avance es mínimo previamente habían hecho un trabajo de cateo, es decir buscar por donde pasaban los servicios como agua y gas y así y todo se encontraron con un sinfín de inconvenientes”, señalaron los preocupados vecinos.

Además agregaron que “cuando la obra se paralizó en el 2015, se dejó en el 2016 una nota dirigida al Ministro de Trasporte de la Nación Guillermo Dietrich donde se realizó un expediente procediéndose a realizar un seguimiento, pero sin encontrar respuesta. Más tarde llegaron los reclamos hasta el despacho de Manuela López Menéndez, secretaria de Obras Públicas, una alta funcionaria del Ministerio de Transporte de la Nación, donde realizaron otro expediente y al poco tiempo vuelve a activarse la obra, pero los trastornos para los vecinos han sido interminables”, dijeron los hartos vecinos.

Además agregaron que “para la campaña vinieron muchos funcionarios para la foto” y que el secretario de Obras Públicas de la comuna Arq. Diego Trejo “jamás se acercó a hablar con nosotros ni tampoco nos atiende el teléfono, no sabemos porque motivo”. Queremos una respuesta sobre qué pasa con esta obra, donde se trabaja en forma muy lenta y se ve la zona muy abandonada”…

Según pudo averiguar La Colmena aún no se ha erradicado los caños subterráneos para lograr el túnel. Se trata de caños de gas, cloacas y agua. Todo un tema complejo y se anexa las calles de alrededor que están destruidas.

Cabe agregar que el arquitecto Trejo tiene las páginas abiertas de este semanario para aclarar el porqué de la demora en la obra, si los fondos ya se enviaron desde Nación.

Las características de la obra, según el informe oficial del municipio

La inversión total de la obra superó los 136 millones de pesos, (en conjunto con el bajo nivel de La Pileta) y fue financiada por el Ministerio de Transporte. El bajo vías mencionado mejorará la seguridad vial para miles de vehículos y peatones que transitan diariamente la zona. Zeballos: El cruce consiste en un paso bajo nivel de doble sentido de circulación, con dirección norte -sur y una longitud total de 236 metros aproximadamente. Cada carril tiene un ancho de 3.50 metros.

Sobre la calle Batalla de Ituzaingó y Av. Guillermo Hudson se ubicará un galibo vertical (pórtico limitador de altura) de 4.20 metros que permitirá el paso de camiones y colectivos de larga distancia.

Se prevén 3 puentes carreteros de 8 metros de ancho que le dan continuidad a la calle colectora, 1 puente carretero del lado norte y 2 del lado sur.

Se prevén 2 puentes de 3.80 metros para darle continuidad al servicio ferroviario.

Se construirán dos rampas que se desarrollan perpendiculares al paso, una sobre Benito Quinquela Martin de 13 tramos de 6 metros y 13 descansos de 1.5 metros y otra sobre Dr. Tomás Espora de 12 tramos de 6 metros y 12 descansos de 1.5 metros. Las mismas permitirán el cruce de peatones y personas con capacidades diferentes.

Se construirán veredas, sendas peatonales, se colocarán luminarias, se parquizará y se señalizará la zona.

Comentarios
Compartir